La Marea gris de Toni Martínez

PR09_LAMAREA_300413_BenitoMaestre

La vida, aunque pueda resultar un tópico, es como una montaña rusa. No importa si es arriba o abajo, lo sabido es que nunca hay que detenerse porque la lucha siempre sigue en pie. El bagaje intensifica la personalidad y los errores sirven de lección, por ello cuanto más dolor, más fuerza; cuanta más traición, más inteligencia; y cuanta más desilusión, más habilidad. Y a pesar de que está permitido caer de rodillas es obligatorio levantarse porque cada experiencia crea la leyenda del gladiador.

El pasado 28 de febrero de 2012 el empresario Jaime Roures bajó la persiana del periódico que montó a la sombra de Rodríguez Zapatero para darle un medio alternativo a “El País”. “Cuando cerró Público pensábamos que se acababa el mundo”, confesó Toni Martínez, periodista despedido por el ERE que dejó en la calle a 134 de los 160 trabajadores que formaban la plantilla del diario. Ahora se muestra ilusionado con La Marea, un proyecto periodístico formado por una decena de extrabajadores de Público que “apuesta por el periodismo de investigación y el análisis”, afirmó en un encuentro que mantuvo el pasado 10 de abril con los estudiantes de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández.

DSCN5489 -

El periodista Toni Martínez en la UMH

Dice un refrán popular que “tras la tempestad llega la calma”, y en el caso de Público tiene cierto sentido: la polvareda que hace unos meses levantó su adiós actualmente va perdiendo fuelle. La lectura positiva del triste final es el nacimiento de ocho nuevos medios de comunicación (eldiario.es, Mongolia, Líbero, Alternativas Económicas, Materia, InfoLibre, Iberoamerica.net y La Marea), “pequeñas células que luchamos por nuestra cuenta”, apuntó Martínez, todas ellas formadas por extrabajadores de Público e integradas dentro de la cooperativa periodística MásPúblico. Y compuesta por un consejo rector, un consejo administrativo, un consejo de redacción y un consejo editorial, y supervisada por una asamblea anual (compuesta por el 50 por ciento de los socios trabajadores y el 50 por ciento de los socios usuarios –una persona paga 1.000 euros y tiene derecho a un voto–).

El movimiento cooperativo sigue ofreciendo atractivos a los grupos de trabajadores. Un punto a favor es, según los expertos, la fuerte resistencia que tiene este modelo económico para sortear los envites de la crisis. Asimismo porque la sociedad cooperativista busca la mutua ayuda y colaboración de diversas personas que realizan actividades productivas y mercantiles relacionadas entre sí, y se rige de manera demócrata. En una reciente entrevista, Juan Antonio Pedreño, presidente de la Conferencia Española de Cooperativas de Trabajo Asociado, aseguró que los jóvenes “menores de 30 años y con mucha cualificación” son el grupo que más se ha incorporado al cooperativismo y consideró “de futuro” optar por este modelo.

El proyecto Tageszeitung (TAZ), comenzó en Alemania en 1978 de la mano de jóvenes –la mayoría no eran periodistas– que militaban en movimientos pacifistas, feministas y antinucleares. Ante su falta de viabilidad provocada por los pormenores de la caída del muro de Berlín, el diario se decantó por su plan b: convertir la asociación editora en una cooperativa donde los lectores pasaran a ser editores. Fue un éxito. En cuatro meses contaban con 3.000 socios y a día de hoy la cifra supera los 12.000. Es un éxito. Tanto es así que el diario TAZ es el icono cooperativista en los medios de comunicación alemanes. Para bien o para mal, el país de Angela Merkel está de moda. Unos, ahogados por la situación económica española, están obligados a protagonizar su particular “fuga de cerebros”, mientras que otros tienen un ojo puesto en el territorio germano para captar el secreto de su saludable supervivencia. En este sentido, la cooperativa MásPúblico sigue los pasos de TAZ para convertirse en todo un referente de negocio en el periodismo español “porque es nuestro modelo a seguir”, aseguró el Toni Martínez, quien admite que “España no es Alemania”.

DSCN5491

Los estudiantes de Periodismo durante la visita de Toni Martínez

A diferencia de otras cabeceras como “El País”, “El Mundo” o “ABC”, entre otras, que se gestionan mayoritariamente a base de la publicidad, en La Marea la historia cambia. “En nuestro modelo de negocio la publicidad tiene un peso inferior al 15 por ciento”, dijo el reportero, puesto que las suscripciones (‘suscripción amiga’: doce números por cincuenta euros) y las ventas atesoran la supervivencia del medio.

La ideología de La Marea (libertad, defensa de lo público, memoria histórica o cultura libre, entre otras) “es nuestra carta de presentación”, afirmó Martínez, quien confesó que los movimientos sociales, como la marea negra de los mineros o la verde de educación, fueron el factor principal para la elección del nombre del periódico. En este sentido, La Marea, fiel a su propia ideología, camina pegada a la sociedad para denunciar sus problemas. “Queremos ser un medio transparente y democrático”, declaró el periodista valenciano. Y para alcanzar esta premisa siguen fieles a las bases que establecieron en su primer editorial ‘Sin miedo y sin ataduras’ donde se oponen a todo aquello que obstaculice el libre desarrollo de la profesión.

“Periodismo es para nosotros sentarnos delante del ordenador sin ningún tipo de presión política o empresarial que condicione nuestros artículos. Es por ejemplo poder publicar el nombre de un banco responsable de un desahucio sin miedo a que retire sus anuncios”

(Un fragmento de ‘Sin miedo y sin ataduras’)

A diferencia del viejo debate entre los antagónicos print–online que encamina el periodismo hacia internet (véase ‘Newpaper’ de Albert Montagut), Martínez se opone al formato digital: “Nuestros ingresos vienen ahora mismo exclusivamente del papel, creemos que el futuro está en el papel porque hay una demanda de ello”. La Marea vende mensualmente “más de 15.000 ejemplares (la tirada es de 25.000)” en kioscos de Madrid, Barcelona y Valencia, y en el resto del país mediante puntos de venta específicos. En Alicante, se puede conseguir en los kioscos David y Roque, al precio de 3 euros. “En Elche tendremos algún punto de distribución y en Alicante los ampliaremos”, auguró el reportero, quien adelantó que “vamos a preparar aplicaciones para Smartphone”.

Anuncios

Contra la violencia de género, comprométete

PR05_YOMECOMPROMETO_141212_BENITOMAESTRE

El compromiso social tiene la fuerza de alcanzar las metas que las instituciones no consiguen. Su papel coge forma cuando la ciudadanía toma conciencia sobre los problemas que afectan al conjunto. Es arma para erradicar lo inadmisible. Nace como medicina para aquello y aquellos que van en contra de la seguridad y la dignidad de las personas. Los malos tratos son uno de los grandes enemigos a abatir, puesto que su existencia atenta contra la sociedad y la legalidad provocando una estabilidad generalizada. Ahí es donde el compromiso social inicia su trabajo: hallar la solución final para cesar esta problemática.

La campaña #yomecomprometo, promovida por la Asociación Vínculos Infantiles de Alicante y Madrid Woman’s Week con el motivo del ‘Día Internacional Contra la Violencia de Género’, se suma a otros proyectos relacionados con la causa para denunciar el infierno que viven miles de mujeres. Y eliminarlo. ¿El factor innovador? El gran volumen de personajes relevantes del mundo del periodismo, el deporte, la televisión y las artes escénicas, la mayoría de rostros de la plantilla de Mediaset España para, según el director de comunicación, Rubén Ferrández, tener mayor presencia en los canales del grupo empresarial dando voz tanto al mensaje como a la campaña. Esta estrategia, acción-reacción, denota el trabajo de preproducción del proyecto, impoluto, siendo el tirón mediático de los famosos el pasaporte para el éxito de la campaña. Aquí entra en funcionamiento la teoría ‘del pez que se muerde la cola’: si el proyecto coge popularidad, llega a más ciudadanos para conseguir la intencionalidad visible de la campaña, de ahí la aparición de las 21 personas que participan en el vídeo.

BenitoMaestre comprometidos

Protagonistas del spot #yomecomprometo

El spot hace hincapié en la actuación del ciudadano para que denuncie los malos tratos que sufren las mujeres de su alrededor. “El mensaje es impersonal para que el espectador siente repulsión”, indicó Ferrández. Busca la reacción ciudadana, donde apela al compromiso social con el fin de hallar la efectividad de la campaña. La consecución de este propósito se alcanza con “frases que despiertan interés para enganchar desde el primer momento junto a los movimientos de cámara para crear angustia y ahogo”, subrayó Ángel Gómez, cineasta y director del proyecto.

Rubén Ferrández volvió el pasado 23 de noviembre a las aulas donde cimentó su presente. La Universidad Miguel Hernández acogió, pero en calidad de ponente, al joven periodista para presentar su trabajo, recién sacado del horno. “Me siento realizado”, confesó. Su destreza, palabrería y esfuerzo potencian el logro de sus metas. “Las ideas hay que trabajarlas” porque “antes de vender cualquier cosa hay que ver cómo hacerlo”. Estuvo acompañado por Gómez, quien permaneció en segundo plano cediendo parte de su protagonismo al hijo pródigo. Ferrández no lo rechazó.

Ferrández rodeado de alumnos de Periodismo

El tándem periodismo y cine revaloriza la esencia propia de los dos oficios. Define el propósito y alcanza el objetivo. La maestría de uno y el arte del otro fortalecen los pilares del trabajo encomendado, materializando la idea. Las palabras, el movimiento de cámaras, el enfoque, la interpretación, la contundencia, la seriedad… juegan un papel importante en el spot contribuyendo a que el espectador perciba el mensaje. Apuesta por la idiosincrasia del cine de terror. En los segundos finales, donde aparece la imagen en color, se tiende la mano a las víctimas de los malos tratos.

La campaña llegará a su fin el 8 de marzo, el ‘Día Internacional de la Mujer’, hasta la fecha Ferrández&cia recorrerán los kilómetros necesarios para conquistar el triunfo de su saber hacer. De aquí a allí es el itinerario de sus nuevos días. Luchan por una causa que afecta al conjunto de la sociedad y la esperada meta les abrirá las puertas donde se encuentran los soñadores que consiguieron sus ideas.

Ramón Lobo, ave Fénix del periodismo

PRVOL_LOBO_141212_ANABELÉNMARÍNCUEVAS/20

Ramón Lobo

Ramón Lobo

Fue uno de esos momentos para calcar en la memoria porque se sabe que ya nunca volverán a repetirse:

Ramón Lobo tras ser despedido con un ERE por El País, dio una conferencia en la UMH , siendo ésta su primera declaración pública tras el suceso.
Para los asistentes despertaba el interés por su consagrada carrera, la curiosidad por su reciente despido y el morbo por sus primeras palabras.
Un aula abarrotada de personas pertrechadas con todo tipo de material tecnológico para inmortalizar el momento, fue el escenario desde el que el periodista arrancó su charla.

Como aperitivo, una breve repaso a los temas más candentes del periodismo: la crisis del modelo empresarial, la crisis del papel e Internet. Ramón Lobo no traía la cura para estos males que acechan a la profesión, pero tal vez quisiera concienciar al auditorio como medida preventiva contra los mismos.

De primer plato, algo más dulce que rebaje el regusto amargo de lo anterior: a pesar de los tiempos difíciles para esta profesión, Lobo da un sí tajante a la cuestión de si hay futuro para el periodismo. Para el veterano reportero, en un mundo donde hay más información que nunca, tienen que haber periodistas. Los profesionales de la información conseguirán sortear las dificultades, según Lobo, mediante la perseverancia.

El veterano reportero junto a dos estudiantes de periodismo de la UMH

El veterano reportero junto a dos estudiantes de periodismo de la UMH

El segundo plato suele ser el más contundente, el más elaborado y sabroso. Parece ser que Ramón Lobo no decepcionó como chef: habló de qué significa ser periodista para él y de cómo encaja la profesión en su obligada nueva vida tras el deceso laboral.
Quizás el nombre de su recién iganaugurado blog sintetice el espíritu del avezado reportero ante la situación: Este fuerte no se rinde. 
Afirmó que para él nada había cambiado, dibujando la estupefacción en el entrecejo de los asistentes. Lobo puntualizó: “He aprendido que la profesión es un tobogán, vales lo que vale tu reportaje. Cuando subas la escalera saluda a todo el mundo porque serán las mismas caras que veas al bajar”.
Tal vez, desde esta perspectiva de que los mecanismos de la profesión son cambiantes pero la esencia del periodista inamovible, pueda entendese mejor que para Lobo nada haya cambiado y que esta situación solo sea una vuelta a los orígenes.

El postre no llegó para todos: hay quien ha considerado que teniendo en cuenta las circunstancias, la de Ramón Lobo ha sido una intervención comedida.
Otras voces, por el contrario, opinan que los comedidos fueron los asistentes, quienes poseyendo el bisturí de la palabra no supieron rasgarle las entrañas a Lobo con las preguntas adecuadas.

Sea como fuere, parafraseando a Ramón Lobo durante su intervención, “Nuestro mayor privilegio es la capacidad de elegir”.
Conferenciante y audiencia eligieron sus palabras por lo que, tal vez, la conferencia simplemente fue la que todos juntos construyeron.

Una panorámica de Kapuscinsky

PR03_KAPU_141212_ANABELÉNMARÍNCUEVAS

La UMH vuelve a demostrar su compromiso con la figura de Kapuscinsky invitando a Beata Nowacka, una de sus biógrafas más conocidas, a dar una charla sobre la figura del famoso reportero.
En la conferencia, que ha tenido lugar este 21 de noviembre, Nowacka consigue esbozar para los asistentes una panorámica del autor presentando su figura desde varios perfiles.
Más de cincuenta premios internacionales avalan la trayectoria del periodista polaco, pero a veces la profesión de un hombre llega a eclipsar otras facetas de su persona no menos interesantes.

Beata NowacKa durante su intervención

Beata NowacKa durante su intervención

La primera faceta que destaca la biógrafa es la de un hombre que convierte el periodismo en literatura. Hay quien dice que esta es una ardua tarea si no se es un gran escritor, un avezado alquimista de la palabra. Sin embargo, esta es la segunda faceta que destaca la profesora Nowacka. Como muestra de este dominio, cita “El emperador”, libro en el que kapuscinsky narra la revolución que expulsa a Haile Selassie de Etiopía. Quizás no sea extraño que historia, periodismo y literatura diluyan sus fronteras en esta composición: Kapuscinsky era historiador, si bien como apunta Nowacka “fue un historiador atípico porque no le interesaba examinar el pasado, sino vivir el presente, estar en medio de la Historia”. Pero para ser un testigo privilegiado de la historia, tal vez no sea suficiente con ser un historiador atípico, también se necesita ser un periodística atípico, un hombre atípico. Este desmarque de lo común lo muestra el autor en “La piel del reportero” donde cuenta cómo la revolución iraní fue encomendada a otro compañero suyo de redacción. Sin embargo, éste estaba angustiado ante su nuevo destino. Kapuscinsky se ofreció ante el jefe para sustituir al compañero. De esta experiencia se nutrirá para escribir “El emperador”, uno de los libros del autor recomendado por Nowacka. La biógrafa también recomienda “La guerra del fútbol”, donde narra cómo sorteando diferentes puestos de control para llegar a su destino es brutalmente golpeado e incluso rociado con benzina por rebeldes nigerianos.

y otros reportajes

La guerra del fútbol y otros reportajes

A pesar de todo esto, el Kapuscinsky poeta escribió en uno de sus versos “la vida surge al penetrar en la profundidad”, utilizando como metáfora de la vida las raíces de los árboles: en la superficie mueren, pero en lo profundo de la tierra viven.
En su cuarta faceta, la de fotógrafo, quizás no tan conocida como algunas de las anteriores, también se puede palpar su sed de contar, de mostrar, de compartir. “En un país herido, lleno de negritud como es África” -explica Beata- fijó su objetivo.
De esa Africa sumida en la pobreza, que colecciona involuntariamente cicatrizes, Kapuscinsky nos acerca a imágenes de sus niños-soldados, sus árboles milenarios bajo cuya copa tienen lugar las reuniones sociales, o sus colinas ,testigos mudos e impotentes, como tanta parte de su población.

Niños-Soldados de África.

Niños-Soldados de África

El polaco insistió en la empatía, como elemento indispensable para la profesión de periodista; si no tienes gente dispuesta a colaborar, no tienes información, materia prima indispensable en esta profesión. De esta empatía desarrollada por el reportero quizás surja la última faceta de la que habla Beata: Kapuscinsky como intérprete de otras culturas. “Yo estoy aquí para contar cómo vive esta gente, quiero ser la voz de los que no tienen voz” había expresado en alguna ocasión el reportero. Un traductor, a fin de cuentas, es el que transmite algo que otro no puede expresar.
Gracias a la intervención de Beata profundizamos en perfiles desconocidos de Kapuscinsky: el alquimista que convierte el periodismo en literatura, el escritor que derriba de un soplido las fronteras de los géneros, el poeta de carne y tinta, el atrapa-instantes, el diccionario traductor de culturas. Muchas facetas y un único hombre, o un hombre único: Ryszard Kapuscinsky.