La Marea gris de Toni Martínez

PR09_LAMAREA_300413_BenitoMaestre

La vida, aunque pueda resultar un tópico, es como una montaña rusa. No importa si es arriba o abajo, lo sabido es que nunca hay que detenerse porque la lucha siempre sigue en pie. El bagaje intensifica la personalidad y los errores sirven de lección, por ello cuanto más dolor, más fuerza; cuanta más traición, más inteligencia; y cuanta más desilusión, más habilidad. Y a pesar de que está permitido caer de rodillas es obligatorio levantarse porque cada experiencia crea la leyenda del gladiador.

El pasado 28 de febrero de 2012 el empresario Jaime Roures bajó la persiana del periódico que montó a la sombra de Rodríguez Zapatero para darle un medio alternativo a “El País”. “Cuando cerró Público pensábamos que se acababa el mundo”, confesó Toni Martínez, periodista despedido por el ERE que dejó en la calle a 134 de los 160 trabajadores que formaban la plantilla del diario. Ahora se muestra ilusionado con La Marea, un proyecto periodístico formado por una decena de extrabajadores de Público que “apuesta por el periodismo de investigación y el análisis”, afirmó en un encuentro que mantuvo el pasado 10 de abril con los estudiantes de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández.

DSCN5489 -

El periodista Toni Martínez en la UMH

Dice un refrán popular que “tras la tempestad llega la calma”, y en el caso de Público tiene cierto sentido: la polvareda que hace unos meses levantó su adiós actualmente va perdiendo fuelle. La lectura positiva del triste final es el nacimiento de ocho nuevos medios de comunicación (eldiario.es, Mongolia, Líbero, Alternativas Económicas, Materia, InfoLibre, Iberoamerica.net y La Marea), “pequeñas células que luchamos por nuestra cuenta”, apuntó Martínez, todas ellas formadas por extrabajadores de Público e integradas dentro de la cooperativa periodística MásPúblico. Y compuesta por un consejo rector, un consejo administrativo, un consejo de redacción y un consejo editorial, y supervisada por una asamblea anual (compuesta por el 50 por ciento de los socios trabajadores y el 50 por ciento de los socios usuarios –una persona paga 1.000 euros y tiene derecho a un voto–).

El movimiento cooperativo sigue ofreciendo atractivos a los grupos de trabajadores. Un punto a favor es, según los expertos, la fuerte resistencia que tiene este modelo económico para sortear los envites de la crisis. Asimismo porque la sociedad cooperativista busca la mutua ayuda y colaboración de diversas personas que realizan actividades productivas y mercantiles relacionadas entre sí, y se rige de manera demócrata. En una reciente entrevista, Juan Antonio Pedreño, presidente de la Conferencia Española de Cooperativas de Trabajo Asociado, aseguró que los jóvenes “menores de 30 años y con mucha cualificación” son el grupo que más se ha incorporado al cooperativismo y consideró “de futuro” optar por este modelo.

El proyecto Tageszeitung (TAZ), comenzó en Alemania en 1978 de la mano de jóvenes –la mayoría no eran periodistas– que militaban en movimientos pacifistas, feministas y antinucleares. Ante su falta de viabilidad provocada por los pormenores de la caída del muro de Berlín, el diario se decantó por su plan b: convertir la asociación editora en una cooperativa donde los lectores pasaran a ser editores. Fue un éxito. En cuatro meses contaban con 3.000 socios y a día de hoy la cifra supera los 12.000. Es un éxito. Tanto es así que el diario TAZ es el icono cooperativista en los medios de comunicación alemanes. Para bien o para mal, el país de Angela Merkel está de moda. Unos, ahogados por la situación económica española, están obligados a protagonizar su particular “fuga de cerebros”, mientras que otros tienen un ojo puesto en el territorio germano para captar el secreto de su saludable supervivencia. En este sentido, la cooperativa MásPúblico sigue los pasos de TAZ para convertirse en todo un referente de negocio en el periodismo español “porque es nuestro modelo a seguir”, aseguró el Toni Martínez, quien admite que “España no es Alemania”.

DSCN5491

Los estudiantes de Periodismo durante la visita de Toni Martínez

A diferencia de otras cabeceras como “El País”, “El Mundo” o “ABC”, entre otras, que se gestionan mayoritariamente a base de la publicidad, en La Marea la historia cambia. “En nuestro modelo de negocio la publicidad tiene un peso inferior al 15 por ciento”, dijo el reportero, puesto que las suscripciones (‘suscripción amiga’: doce números por cincuenta euros) y las ventas atesoran la supervivencia del medio.

La ideología de La Marea (libertad, defensa de lo público, memoria histórica o cultura libre, entre otras) “es nuestra carta de presentación”, afirmó Martínez, quien confesó que los movimientos sociales, como la marea negra de los mineros o la verde de educación, fueron el factor principal para la elección del nombre del periódico. En este sentido, La Marea, fiel a su propia ideología, camina pegada a la sociedad para denunciar sus problemas. “Queremos ser un medio transparente y democrático”, declaró el periodista valenciano. Y para alcanzar esta premisa siguen fieles a las bases que establecieron en su primer editorial ‘Sin miedo y sin ataduras’ donde se oponen a todo aquello que obstaculice el libre desarrollo de la profesión.

“Periodismo es para nosotros sentarnos delante del ordenador sin ningún tipo de presión política o empresarial que condicione nuestros artículos. Es por ejemplo poder publicar el nombre de un banco responsable de un desahucio sin miedo a que retire sus anuncios”

(Un fragmento de ‘Sin miedo y sin ataduras’)

A diferencia del viejo debate entre los antagónicos print–online que encamina el periodismo hacia internet (véase ‘Newpaper’ de Albert Montagut), Martínez se opone al formato digital: “Nuestros ingresos vienen ahora mismo exclusivamente del papel, creemos que el futuro está en el papel porque hay una demanda de ello”. La Marea vende mensualmente “más de 15.000 ejemplares (la tirada es de 25.000)” en kioscos de Madrid, Barcelona y Valencia, y en el resto del país mediante puntos de venta específicos. En Alicante, se puede conseguir en los kioscos David y Roque, al precio de 3 euros. “En Elche tendremos algún punto de distribución y en Alicante los ampliaremos”, auguró el reportero, quien adelantó que “vamos a preparar aplicaciones para Smartphone”.

Anuncios

Kapuscinski: “Me describo como intérprete de otras culturas”

PR03_KAPU_141212_VERONICAVANZILLOTTA

El periodista del siglo XX afirma que los medios de comunicación se centran en cosas ruidosas como el terrorismo o la globalización.

Ryszard Kapuscinski logró romper el siglo oscuro del mundo de la comunicación convirtiéndose en el periodista con más prestigio del S.XX. La esencia hace la diferencia, y lo que le caracteriza es que quería ser testigo de lo que pasaba en el presente para transmitirlo a todo el mundo, no conocer el pasado. Se describe como un “intérprete de otras culturas”.

IMG00334-20121121-1211

Los alumnos de Periodismo de la UMH fotografiando a Beata Nowacka

Los alumnos de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH) tuvieron el pasado viernes, 23 de noviembre de 2012, la oportunidad de conocer en profundidad a Ryszard Kapuscinski gracias a la charla cedida por la biógrafa Beata Nowacka. Transmitió a los estudiantes las grandes andaduras del periodista para ser un referente en esta profesión. Contó que fue condenado a muerte cuatro veces y que tuvo que luchar mucho entre la pobreza y arriesgar su propia vida para hacer realidad su sueño.

Destacó las diferentes perspectivas características de Kapuscinski como periodista, escritor, poeta o fotógrafo. Durante el ejercicio de su profesión, aclaró que su objetivo no era ganar dinero sino perseguir “cosas verdaderamente importantes que interesan que las conozca todo el mundo, un fin más que ser periodista”, afirmó su biógrafa. Para ello decidió trasladar se de forma independiente a países exóticos en cuanto a régimen político, por 52 naciones del continente africano. Allí desarrolló su habilidad como fotógrafo para transmitir “la dignidad de las personas de África” según Kapuscinski, que se describe “como intérprete de otras culturas”.

Rychard Kapuscinski

Rychard Kapuscinski

El reportero, escritor e intérprete de diferentes culturas, ha escrito varios libros que se tradujeron en 45 idiomas diferentes. La biógrafa Beata Nowacka habló sobre sus más destacados como es el caso de ‘El Emperador’ o la obra ‘Lapidaria’.

En el primero plasma la historia sobre la decadencia de cualquier poder, allí desarrolló su faceta como escritor. En el segundo, habla sobre la vocación de ser periodista y afirma que quiere “ser la voz de los que no la tienen, sobre todo en lugares donde no hay medios”. Además, pincela que los ciudadanos no se deben creer todo lo que dicen los medios de comunicación puesto que “muchos contenidos actuales no están realizados por periodistas sino por trabajadores de medios”. Ryszard Kapuscinski relaciona estas palabras con que “los medios de comunicación se centran en cosas ruidosas” y que la profesión debe ser “una misión para contar el presente”.

Mamá, quiero ser emprendedor

PR04_EMPLEO_141212_GRUPO

El emprendimiento se está consolidando como una de las vías más óptimas para escapar de las redes de la crisis. Ahora, ya sea por necesidad o por oportunidad, cada vez son más los que deciden convertirse en sus propios jefes. Los nuevos empresarios apuestan por modelos innovadores de negocio, aquellos que son rentables y duraderos. Esta idea marca la viabilidad del nuevo proyecto, el cual nace de una idea. El mundo está lleno de buenas ideas, repleto, pero lo interesante es llevarlas a cabo, aunque no es la parte fundamental. La tasa de actividad emprendedora del pasado año se sitúa en el 5,8 por ciento de los españoles de 18 a 64 años, lo que supone un ascenso del 35 por ciento respecto a 2010, según un informe del Global Entrepreneurship Monitor.

El punto cero de un negocio precisa de una inversión, paso donde muchas iniciativas tropiezan, llegando a un ocaso prematuro. El mensaje que lanzan los futuros emprendedores y que reafirman los empresarios es la compleja burocracia que existe a la hora de crear una empresa, así como las múltiples medidas administrativas. Así, la supervivencia de la idea requiere de unos esfuerzos que se entremezclan con sacrificios. Este fue el tema expuesto a los estudiantes de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche, el pasado 23 de noviembre en el marco de las XVI Jornadas de Empleo de Periodismo.

El periodista Pau Llop es uno de los que considera que “emprender en España no es fácil”. Sin embargo, en el punto cero de la crisis económica se armó de valor y puso en marcha la agencia “Bottup.com”, una plataforma de periodismo ciudadano donde los usuarios envían noticias, que antes de ser publicadas pasan por un filtro que determina si son dignas de ser publicables. Posteriormente, lanzó su proyecto más ambicioso “Nxtmedia”, una empresa online que trabaja con la tecnología más avanzada y el diseño exacto para potenciar la marca de las entidades que solicitan sus servicios. La nueva imagen de Granadaymedia.com o Periodismo Humano son algunos de sus trabajos más recientes. El personal que conforma este equipo no se encuentra unido físicamente, sino que los cinco trabajadores sitúan en distintas ciudades (Málaga, Córdoba, Ávila y Madrid) “trabajando de manera distribuida”, indicó Llop, para así tener una mayor presencia en el panorama nacional, aunque señaló que “no nos vamos a hacer ricos”, puesto que “cada beneficio va destinado a la inversión”.

Así, el último proyecto de Nxtmedia corre a cuenta de la casa. Es propio. Su uso va destinado “a cualquier persona que consuma información” y tiene la función de ser una “herramienta colectiva”, con “un valor añadido”. Estas cualidades las presenta “Fixmedia”, una herramienta novedosa de participación ciudadana, donde detrás de esta plataforma se encuentran los profesionales de la información.

De esta energía también se contagiaron Raimond Cooper y Óscar González. El primero, de 29 años, fue uno de los ganadores del IX certamen “Valida tu idea empresarial Innova-Emprende” (organizado por el Observatorio Ocupacional) con su proyecto de “crear una cerveza (con el nombre Illice Augusta) con productos autóctonos de Elche”, afirmó el diplomado en Ciencias Políticas. Mientras, González es creador y director de la revista cultural ‘Provok’, que abarca el campo de Elche y la Vega Baja. “Siempre había pensado en hacer algo sobre la cultura y me apetecía trabajar en este campo”, explicó el periodista. Su principal lema, durante estas jornadas, fue que “creer en nosotros mismos es sacar nuestro proyecto adelante”. Además, hizo referencia a “la comunicación, el diseño visual y creativo y la comercialización” como principales estímulos para hacer de un producto un triunfo en estos momentos de crisis. Y señaló que la financiación es el principal inconveniente al que se enfrentan los nuevos empresarios.

SAM_0016

Raimond Cooper y Óscar González

Por otro lado, el director de “Doble Hélice”, Jordi Navas, aconsejó a los universitarios que “no hay que ponerse barreras porque las barreras se ponen solas”. Este alma mater del periodismo especializado cree que existe “un problema de conciencia”, porque los principios del oficio no se asemejan a las salidas profesionales, que las hay. Apuesta por la formación en el extranjero, por desarrollar la marca personal (en vías como Twitter o Facebook), por crear un perfil propio (a través de un blog). Sin embargo, Navas renuncia a seguir los pasos de cualquier rostro estrella que roce la popularidad, puesto que los esfuerzos empleados para alcanzar su misma trayectoria caerían en saco roto, es decir, la persona que decida alcanzar la cima donde se mueven los personajes famosos estaría contribuyendo a su propio debacle.

SAM_0034

El director de “Doble Hélice”, Jordi Navas

Jordi Navas es testigo de excepción de la prensa especializada. La campaña “Miradas Cómplices” muestra el lado humano de los ancianos cuidados en la residencia “Novaire”. Y, sobre todo, el doble papel que desempeñan en la sociedad: primero, unir a las familias y, segundo, ser una suerte de seguridad económica para reducir los estragos de la crisis. Este proyecto ha conseguido su objetivo: mostrar su día a día. Aplaudido por simpatizantes y detractores, reúne la esencia que gira alrededor de los mayores dotando positivamente la captura de la situación.