La Marea gris de Toni Martínez

PR09_LAMAREA_300413_BenitoMaestre

La vida, aunque pueda resultar un tópico, es como una montaña rusa. No importa si es arriba o abajo, lo sabido es que nunca hay que detenerse porque la lucha siempre sigue en pie. El bagaje intensifica la personalidad y los errores sirven de lección, por ello cuanto más dolor, más fuerza; cuanta más traición, más inteligencia; y cuanta más desilusión, más habilidad. Y a pesar de que está permitido caer de rodillas es obligatorio levantarse porque cada experiencia crea la leyenda del gladiador.

El pasado 28 de febrero de 2012 el empresario Jaime Roures bajó la persiana del periódico que montó a la sombra de Rodríguez Zapatero para darle un medio alternativo a “El País”. “Cuando cerró Público pensábamos que se acababa el mundo”, confesó Toni Martínez, periodista despedido por el ERE que dejó en la calle a 134 de los 160 trabajadores que formaban la plantilla del diario. Ahora se muestra ilusionado con La Marea, un proyecto periodístico formado por una decena de extrabajadores de Público que “apuesta por el periodismo de investigación y el análisis”, afirmó en un encuentro que mantuvo el pasado 10 de abril con los estudiantes de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández.

DSCN5489 -

El periodista Toni Martínez en la UMH

Dice un refrán popular que “tras la tempestad llega la calma”, y en el caso de Público tiene cierto sentido: la polvareda que hace unos meses levantó su adiós actualmente va perdiendo fuelle. La lectura positiva del triste final es el nacimiento de ocho nuevos medios de comunicación (eldiario.es, Mongolia, Líbero, Alternativas Económicas, Materia, InfoLibre, Iberoamerica.net y La Marea), “pequeñas células que luchamos por nuestra cuenta”, apuntó Martínez, todas ellas formadas por extrabajadores de Público e integradas dentro de la cooperativa periodística MásPúblico. Y compuesta por un consejo rector, un consejo administrativo, un consejo de redacción y un consejo editorial, y supervisada por una asamblea anual (compuesta por el 50 por ciento de los socios trabajadores y el 50 por ciento de los socios usuarios –una persona paga 1.000 euros y tiene derecho a un voto–).

El movimiento cooperativo sigue ofreciendo atractivos a los grupos de trabajadores. Un punto a favor es, según los expertos, la fuerte resistencia que tiene este modelo económico para sortear los envites de la crisis. Asimismo porque la sociedad cooperativista busca la mutua ayuda y colaboración de diversas personas que realizan actividades productivas y mercantiles relacionadas entre sí, y se rige de manera demócrata. En una reciente entrevista, Juan Antonio Pedreño, presidente de la Conferencia Española de Cooperativas de Trabajo Asociado, aseguró que los jóvenes “menores de 30 años y con mucha cualificación” son el grupo que más se ha incorporado al cooperativismo y consideró “de futuro” optar por este modelo.

El proyecto Tageszeitung (TAZ), comenzó en Alemania en 1978 de la mano de jóvenes –la mayoría no eran periodistas– que militaban en movimientos pacifistas, feministas y antinucleares. Ante su falta de viabilidad provocada por los pormenores de la caída del muro de Berlín, el diario se decantó por su plan b: convertir la asociación editora en una cooperativa donde los lectores pasaran a ser editores. Fue un éxito. En cuatro meses contaban con 3.000 socios y a día de hoy la cifra supera los 12.000. Es un éxito. Tanto es así que el diario TAZ es el icono cooperativista en los medios de comunicación alemanes. Para bien o para mal, el país de Angela Merkel está de moda. Unos, ahogados por la situación económica española, están obligados a protagonizar su particular “fuga de cerebros”, mientras que otros tienen un ojo puesto en el territorio germano para captar el secreto de su saludable supervivencia. En este sentido, la cooperativa MásPúblico sigue los pasos de TAZ para convertirse en todo un referente de negocio en el periodismo español “porque es nuestro modelo a seguir”, aseguró el Toni Martínez, quien admite que “España no es Alemania”.

DSCN5491

Los estudiantes de Periodismo durante la visita de Toni Martínez

A diferencia de otras cabeceras como “El País”, “El Mundo” o “ABC”, entre otras, que se gestionan mayoritariamente a base de la publicidad, en La Marea la historia cambia. “En nuestro modelo de negocio la publicidad tiene un peso inferior al 15 por ciento”, dijo el reportero, puesto que las suscripciones (‘suscripción amiga’: doce números por cincuenta euros) y las ventas atesoran la supervivencia del medio.

La ideología de La Marea (libertad, defensa de lo público, memoria histórica o cultura libre, entre otras) “es nuestra carta de presentación”, afirmó Martínez, quien confesó que los movimientos sociales, como la marea negra de los mineros o la verde de educación, fueron el factor principal para la elección del nombre del periódico. En este sentido, La Marea, fiel a su propia ideología, camina pegada a la sociedad para denunciar sus problemas. “Queremos ser un medio transparente y democrático”, declaró el periodista valenciano. Y para alcanzar esta premisa siguen fieles a las bases que establecieron en su primer editorial ‘Sin miedo y sin ataduras’ donde se oponen a todo aquello que obstaculice el libre desarrollo de la profesión.

“Periodismo es para nosotros sentarnos delante del ordenador sin ningún tipo de presión política o empresarial que condicione nuestros artículos. Es por ejemplo poder publicar el nombre de un banco responsable de un desahucio sin miedo a que retire sus anuncios”

(Un fragmento de ‘Sin miedo y sin ataduras’)

A diferencia del viejo debate entre los antagónicos print–online que encamina el periodismo hacia internet (véase ‘Newpaper’ de Albert Montagut), Martínez se opone al formato digital: “Nuestros ingresos vienen ahora mismo exclusivamente del papel, creemos que el futuro está en el papel porque hay una demanda de ello”. La Marea vende mensualmente “más de 15.000 ejemplares (la tirada es de 25.000)” en kioscos de Madrid, Barcelona y Valencia, y en el resto del país mediante puntos de venta específicos. En Alicante, se puede conseguir en los kioscos David y Roque, al precio de 3 euros. “En Elche tendremos algún punto de distribución y en Alicante los ampliaremos”, auguró el reportero, quien adelantó que “vamos a preparar aplicaciones para Smartphone”.

El veneno del periodismo

El astuto Stephen Glass (Chicago, 1972) tiene la particularidad de ser conocido por su desdicha más que por sus logros. A mediados de los noventa comenzó a trabajar en el prestigioso semanario de análisis político The New Republic realizando labores de redacción. Su carisma, simpatía y perfil periodístico conquistaron a toda la plantilla de trabajadores, desde la secretaria hasta el director. Glass supo encontrar su hueco y ganarse la confianza de sus compañeros, y una vez superada esta barrera, comenzó a recubrir su cuerpo de lobo con una engañifa piel de cordero. Hasta el punto que infringió de manera reiterada el código deontológico periodístico: hizo uso de la mentira para hacer sus reportajes más atractivos. Pero, ¿sabía realmente el reportero que la mentira es el enemigo a batir en el quehacer periodístico? Sea como fuera, la mentira fue su aliada en 21 de los 47 artículos que publicó en The New Republic desde 1995 hasta 1998.

ap_stepehen_glass_nt_120731_wb

La mirada de un fabulador. La mirada de Stephen Glass

Pero Stephen no contaba con la jugada de Forbes.com –medio nativo digital pionero en EE.UU–, especialmente del periodista Adam Penenberg, que investigó de manera exhaustiva el caso y supo sortear las barreras de principiante que Glass  le ponía en el camino. La careta de Glass iba poco a poco cayéndose. Ahora contaba con otro persecutor, su director Chuck Lane, quien iba pisándole los talones para aclarar el asunto e indirectamente para que Forbes no fuera sibilina con The New Republic cuando descubriera el quid de la cuestión. Pero la historia tornaba a su fin. Stephen fue cazado, sus mentiras tenían las patas muy cortas, y fue fulminantemente despedido.

La frustración de Tom por no conseguir atrapar a Jerry no ocurre en ‘El precio de la verdad, película dirigida por Bill Ray, donde Adam Penenberg cazó a Stephen Glass casi sin despeinarse. La investigación llevada a cabo por el experto en tecnología de Forbes, como si se tratase del juego del ratón y el gato, le sirvió para descubrir uno de los escándalos periodísticos más trascendentales en los Estados Unidos, gracias a una revisión milimétrica de todos los argumentos publicados en el artículo ‘Hack Heaven’. En este sentido, internet fue la herramienta clave para destapar la trama y desenmascarar al joven reportero, comprobando la existencia de la convención de piratas informáticos en Las Vegas, del gigante del software Jukt Micronics, así como de un hacker adolescente de trece años.

benitomaestre

‘El precio de la verdad’, bajo la dirección de Bill Ray, se estrenó en 2003

Un suceso bíblico narra que Jesucristo, en una de sus visitas a Jerusalén, encontró el Templo convertido en un auténtico mercado de abastos, donde varios comerciantes vendían bueyes, ovejas y palomas. Jesús, enfurecido, echó a todos de allí con acritud y les dijo: “Quitad esto de aquí. No hagáis de la casa de mi Padre una casa de mercado”. (San Juan 2, 13-16). Extrapolando este hecho al tema analizado, a excepción de las diferencias obvias, sucedió lo mismo: Lane echó a Glass in situ con una mano delante y otra detrás, prácticamente sin nada, solamente dejó llevarse de la redacción sus libros de Derecho. Esta carrera le ha dado una de cal y otra de arena, durante el tiempo de trincheras le evadió de las críticas que recibía, aunque le despertó los fantasmas del pasado cuando en 2003, 2008 y 2009 la Corte Suprema de Los Ángeles le suspendió los controles éticos fundamentales para ejercer la abogacía en Estados Unidos “ante la posibilidad de que pueda mentir sobre pruebas o testimonios”.

Conclusiones críticas:

Honestidad como regla universal. Un periodista debe llevar la honestidad por bandera. En una época donde la actualidad diaria revela casos de corrupción a por doquier y solamente basta con echar una ojeada al mapa para darse cuenta del alcance y magnitud que ha adquirido esta sinvergonzonería. Si algo debe quedar claro es que no vivimos en un mundo en el que todo vale, en él deben coexistir tanto las normas que reglan un territorio como los valores que dignifican a sus ciudadanos. Hay que ser consciente del trasfondo y el alcance que rodea a todo aquello que emitimos porque el talento y el funambulismo caminan parejos.

La credibilidad se consigue día a día. Como ocurre con otros valores como la confianza, cuesta mucho conseguirla y muy poco perderla. Es inevitable para ahuyentar un fantasma que sobrevuela siempre cualquier relación o comunicación, primando los intereses partidistas por encima de otros intereses. Así, no existe una receta infalible para resultar creíble, por ello hemos de trabajar duro y ganarnos a pulso el hueco que nuestro potencial requiere, desprendernos de los rumores y las mentiras, y primando la verdad como indicar en el desarrollo de las tareas periodísticas.

El periodismo no es ficción, es realidad. El cuarto poder se encuentra en un momento de debilidad. Poder, lo que se entiende como poder, no tiene, pero puedo recobrarlo. El hándicap: los terroristas de la palabra que destruyen sin importarle nada más que su propio yo todo aquello que gira alrededor del periodismo. Como los casos de Janet Cooke (artículo “El mundo de Jimmy”) o Jayson Blair (plagió e inventó noticias durante seis meses). Esos se apellidan sinvergüenzas. Son las típicas espinillas que aparecen justamente en el momento más inoportuno, que solamente salen, con perdón de la expresión, para joder, putear, incordiar… Ya está bien. Comencemos a ser leales, que no cuesta tanto.

La policía no es tonta. Esta popular frase se emplea para advertir a alguien que le has pillado cuando intentaba dar gato por liebre. Stephen Glass no contaba con el enunciado. El periodista de Forbes, reprendido por su jefe al conocer la existencia del ‘exclusivo’ artículo de The New Republic, se puso manos a la obra, cual agente policial, para encontrar sentido al estrepitoso evento. El tiki-taka de Glass y Penenberg, al estilo centra Messi y remata Cristiano Ronaldo, se saldó con el aplauso al especialista en tecnología y con el desierto profesional del chicagüense.

Quien tiene una fuente, tiene la noticia. Tanto la teoría como la práctica corroboran que un periodista sin fuentes de información no es nadie. La relación entre informador e informante es necesaria, dependiente y separada por el lugar que ocupa cada uno en la escala informativa. En este sentido, Albert Montagut sostiene que “el gran reto del periodista es que siga marcando la jerarquía editorial”, de esta manera se garantiza la viabilidad del oficio. No obstante, el reportero debe actuar como filtro de la información porque la responsabilidad periodística siempre ha de primar, porque es indiscutible la gran influencia que realiza en la formación de la opinión pública e incluso a la hora de tomar decisiones políticas.

Aquel visionario tenía razón. Era Albert Montagut

PR07_NEWPAPER_130213_BenitoMaestre

– Título: NewPaper. Cómo la revolución digital transforma la prensa

– Autor: Albert Montagut

– Editorial: Centro Libros PAPF, S.L.U, 2012BenitoMaestre

– Primera edición: 11/2012

– ISBN: 978-84-234-1294-5

Albert Montagut no se conforma con ser flor de un solo día. A pesar de no ser un periodista tan polémico como Pedro J. Ramírez ni tener tantos seguidores como Ignacio Escolar, Montagut tiene una dilatada experiencia periodística a sus espaldas. Las ediciones en papel, el mundo online, el desarrollo de las webs, la audacia de los periodistas… son palabras que, junto a una elegante narrativa, profundizan sobre la reconversión de la prensa española en su nueva obra, ‘NewPaper’ (Deusto, 2012). La maestría de Albert Montagut disecciona a lo largo de diez temas la transformación de los diarios impresos cuando internet comenzaba a mostrar la patita. Para bien o para mal, todo ha cambiado: el mercado y la sociedad, el modelo de negocio, los propios periodistas, las técnicas y herramientas de trabajo…

En 1995, internet se encontraba en un estado embrionario para la gran parte de la ciudadanía. Albert Montagut, siendo director de El Mundo de Catalunya, puso un ordenador con acceso a la red en el centro de la redacción y afirmó con plenitud: “Está todo. Esto lo va a cambiar todo”. Y casi dos décadas después, el tiempo le ha dado la razón; fue un visionario como el filósofo y matemático Galileo Galilei, autor de la teoría que asegura que la Tierra gira alrededor del Sol y no al revés, afortunadamente Albert Montagut corrió mejor suerte.

La primera norma empresarial dice que una empresa debe obtener, ante todo, beneficios para continuar a flote. El negocio del periodismo no iba a ser menos, y aquí la competencia juega un papel transcendental, es primordial. Las dos grandes cabeceras nacionales (las cuales tuvieron trabajando al periodista catalán en sus redacciones) se encuentran enzarzadas por el liderazgo, en una guerra que no cesa. Las primeras batallas lidiadas entre El País El Mundo, principalmente por la sobrecarga de ideología en las noticias, tuvieron lugar a mediados de los noventa en la edición de papel, así, y ante este clima hostil, los lectores emprendieron un cambio de escenario para no salir perjudicados, y encontraron en sus webs un lugar hegemónico. La cruzada entre el Grupo Prisa y Unidad Editorial puso en contacto a los ciudadanos con internet, sitio donde continúa la ardua lucha por alcanzar el pódium.

El periodismo ha dejado de ser el rey Midas para dar paso a la ley de Murphy. La tostada continúa cayendo al suelo en el negocio periodístico español por el lado de la mantequilla. Desde el inicio del vendaval económico la prensa es el segundo sector más castigado, tras la construcción. Rafael Ramos, corresponsal en Gran Bretaña de La Vanguardia, confirma que “medios prestigiosos están renunciando al valor de su propia marca para ofrecer un producto digital low cost. Es una batalla en la que está en juego la supervivencia no sólo de los periodistas, sino de la profesión”.

Benito Maestre

Para Albert Montagut la actuación de los profesionales de la comunicación es esencial para reflotar el periodismo. Lo cierto es que la prensa “tiene los días contados”,  como asegura Jaume Roures, propietario de Mediapro, quien está convencido del ocaso del papel, aunque confirma que “influye más que el digital”. Sin embargo, Pedro J. Ramírez confía en la supervivencia de los periódicos, pero ¿a qué precio? impulsando las tabletas en detrimento del soporte papel. Apple, con Steve Jobs al frente, ha sabido humanizar la tecnología, sobre todo con su joya de la corona, el iPad -que cuenta con tres versiones- , que supo cual era el comportamiento final del usuario.

La idea de Jobs no pasa desapercibida para Albert Montagut, quien marca el punto de partida: “Estamos donde estamos y es aquí y ahora donde debemos cambiar”. No es tiempo de estar de brazos cruzados, es el momento de ponerse a trabajar, sudar la camiseta y sentir el riesgo. Un diario español que se ha atrevido a dar un paso hacia adelante es SUR (periódico regional en Málaga del Grupo Vocento) que, desde el pasado martes 12 de febrero, ofrece contenidos diferentes en papel e internet de la mano de una redacción con una sola identidad. Otros medios recurren al crowdfunding para seguir adelante, como es el caso de VilaWeb de Vicent Partal, que cubre con las aportaciones de los socios el 10 por ciento de los costes. La necesidad agudiza el ingenio y “hay que transformarse”, declara Partal.

Carlos Yárnoz, subdirector de El País, ante la rocambolesca transformación de los periódicos señala que “no se trata de acomodarse a una realidad concreta, sino de estar preparados para el cambio permanente”. Al hilo, aconseja el sociólogo David Díaz Llamas que la sociedad tiene que “retomar valores del pasado como los ligados al esfuerzo y el sacrificio. Estamos en una sociedad totalmente acomodada”. Trasladando este consejo al periodismo, ese oficio que gusta tanto pero que no da ni para pipas, la idea toma aún más fuerza. España, país envidiable fuera de sus fronteras por los triunfos deportivos, peca de ‘copiona’ en otros ámbitos, como el educativo donde el espíritu original del plan Bolonia no se ha desarrollado en su plenitud, pero imita el modelo americano.  No obstante, ¿encontrarán las empresas españolas la fórmula de sobrevivir en internet? ¿O quizá están esperando a ver la reacción del periódico más importante del mundo, el The New York Times?

 
Las claves
“Internet no es la estocada del papel, es la solución”
“La prensa española precisa del ‘winner effect’ para no estancarse”
“El periodismo es una profesión maravillosa, pero no una mina de oro”
“Los periódicos, como productos de empresas, sin lectores no tienen fuerza por mucho capital que se invierta”
“Cuando algo te gusta de verdad, no lo haces como un trabajo, sino como algo con lo que simplemente disfrutas”, Nuria Vázquez

Contra la violencia de género, comprométete

PR05_YOMECOMPROMETO_141212_BENITOMAESTRE

El compromiso social tiene la fuerza de alcanzar las metas que las instituciones no consiguen. Su papel coge forma cuando la ciudadanía toma conciencia sobre los problemas que afectan al conjunto. Es arma para erradicar lo inadmisible. Nace como medicina para aquello y aquellos que van en contra de la seguridad y la dignidad de las personas. Los malos tratos son uno de los grandes enemigos a abatir, puesto que su existencia atenta contra la sociedad y la legalidad provocando una estabilidad generalizada. Ahí es donde el compromiso social inicia su trabajo: hallar la solución final para cesar esta problemática.

La campaña #yomecomprometo, promovida por la Asociación Vínculos Infantiles de Alicante y Madrid Woman’s Week con el motivo del ‘Día Internacional Contra la Violencia de Género’, se suma a otros proyectos relacionados con la causa para denunciar el infierno que viven miles de mujeres. Y eliminarlo. ¿El factor innovador? El gran volumen de personajes relevantes del mundo del periodismo, el deporte, la televisión y las artes escénicas, la mayoría de rostros de la plantilla de Mediaset España para, según el director de comunicación, Rubén Ferrández, tener mayor presencia en los canales del grupo empresarial dando voz tanto al mensaje como a la campaña. Esta estrategia, acción-reacción, denota el trabajo de preproducción del proyecto, impoluto, siendo el tirón mediático de los famosos el pasaporte para el éxito de la campaña. Aquí entra en funcionamiento la teoría ‘del pez que se muerde la cola’: si el proyecto coge popularidad, llega a más ciudadanos para conseguir la intencionalidad visible de la campaña, de ahí la aparición de las 21 personas que participan en el vídeo.

BenitoMaestre comprometidos

Protagonistas del spot #yomecomprometo

El spot hace hincapié en la actuación del ciudadano para que denuncie los malos tratos que sufren las mujeres de su alrededor. “El mensaje es impersonal para que el espectador siente repulsión”, indicó Ferrández. Busca la reacción ciudadana, donde apela al compromiso social con el fin de hallar la efectividad de la campaña. La consecución de este propósito se alcanza con “frases que despiertan interés para enganchar desde el primer momento junto a los movimientos de cámara para crear angustia y ahogo”, subrayó Ángel Gómez, cineasta y director del proyecto.

Rubén Ferrández volvió el pasado 23 de noviembre a las aulas donde cimentó su presente. La Universidad Miguel Hernández acogió, pero en calidad de ponente, al joven periodista para presentar su trabajo, recién sacado del horno. “Me siento realizado”, confesó. Su destreza, palabrería y esfuerzo potencian el logro de sus metas. “Las ideas hay que trabajarlas” porque “antes de vender cualquier cosa hay que ver cómo hacerlo”. Estuvo acompañado por Gómez, quien permaneció en segundo plano cediendo parte de su protagonismo al hijo pródigo. Ferrández no lo rechazó.

Ferrández rodeado de alumnos de Periodismo

El tándem periodismo y cine revaloriza la esencia propia de los dos oficios. Define el propósito y alcanza el objetivo. La maestría de uno y el arte del otro fortalecen los pilares del trabajo encomendado, materializando la idea. Las palabras, el movimiento de cámaras, el enfoque, la interpretación, la contundencia, la seriedad… juegan un papel importante en el spot contribuyendo a que el espectador perciba el mensaje. Apuesta por la idiosincrasia del cine de terror. En los segundos finales, donde aparece la imagen en color, se tiende la mano a las víctimas de los malos tratos.

La campaña llegará a su fin el 8 de marzo, el ‘Día Internacional de la Mujer’, hasta la fecha Ferrández&cia recorrerán los kilómetros necesarios para conquistar el triunfo de su saber hacer. De aquí a allí es el itinerario de sus nuevos días. Luchan por una causa que afecta al conjunto de la sociedad y la esperada meta les abrirá las puertas donde se encuentran los soñadores que consiguieron sus ideas.

Kapuscinski, la voz de las minorías

PR03_KAPU_141212_BENITOMAESTRE

El periodista Ryszard Kapuscinski presumía de no haber realizado nunca una entrevista. Pero a él le encantaba que lo entrevistaran. Una conducta contradictoria en una profesión donde las fuentes son una pieza fundamental en el desarrollo de la actividad. El siglo XX y el periodismo le han convertido en un icono para millones de lectores. El mito que reveló al mundo con su mirada. “Cuando todo está tranquilo, me duermo”, afirmó Kapuscinski, quien fue testigo de más de una treintena de revoluciones mundiales.

14/06/05 S/N Imagen Digital.

El periodista Ryszard Kapuscinski

Su verdadera arma fue la empatía, capacidad que, según Kapuscinski, constituye la amabilidad. Era un experto en respetar al prójimo, divisaba la realidad a la misma altura que los protagonistas de los escenarios, donde encontraba su objetivo: encontrar noticias propias. Este modus operandi le sirvió para dotar sus crónicas con la naturaleza innata de los verdaderos gurús del periodismo. Sostenía que la praxis periodística exige un compromiso con los más débiles; que los medios de comunicación no pueden obviar a los pobres, quienes “constituyen el 80 por ciento de este planeta”. Por ello, los medios tienen la responsabilidad social de dar un paso hacia adelante para introducir cuestiones y pensamientos presentes en la sociedad.

La vida profesional de este periodista laureado se desarrolló, en gran medida, en África. Los asuntos políticos del país lo convertían en un enclave atípico donde Kapuscinski quiso informar de primera mano. Así, y junto a la falta de recursos económicos del medio donde trabajaba, se convirtió en el único corresponsal de cubrir todo el país africano.

En los momentos de flaqueza, supo quedarse con el lado positivo. La inquietud y curiosidad fueron sus grandes aliados durante la enfermedad de lepra que sufrió en una de sus expediciones laborales. Fue una gran lección de supervivencia. Aunque el verdadero significado vino de la mano de aquellos que estaban ingresados en el mismo hospital donde el periodista se recuperó, un centro de bajos recursos donde acudían quienes no podían costearse una sanidad digna.

Este genio de la información inventó el savoir faire. Supo darle personalidad a sus crónicas, apoyándose de las cualidades que le caracterizan: la constancia y el rigor. Creó su seña de identidad, el patrón que, a día de hoy, continúa presente en las aulas, donde su historia aspira a convertirse en materia obligada para los estudiantes de Periodismo.

escritor

“Los cinco sentidos del periodista”

Fue docente en la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, donde los talleres que impartió le sirvieron como fuente de inspiración para recoger en su obra “Los cinco sentidos del periodista” (estar, ver, oír, compartir y pensar) los principios básicos de esta disciplina. El novelista García Márquez, creador de la institución, aseguró que Kapuscinski fue “el periodista más grande del siglo XX”. Pensamiento compartido por otros ilustres de las letras. Sus obras se han traducido a más de 45 idiomas. Quienes leen sus libros no arquean sus cejas desde el principio hasta el fin.

IMG00333-20121121-1210

La biógrafa Beata Nowacka

La célebre frase, “la vida tiene que requerir esfuerzo”, del mítico periodista fue pronunciada por su biógrafa Beata Nowacka, durante la conferencia centrada en la vida y obra del periodista, historiador y ensayista polaco fallecido en el año 2007 que ofreció a los alumnos de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández. Según ella, Kapuscinski “confiaba en que el espectador debería tener la suficiente capacidad crítica para establecer sus propias conclusiones sin que haga falta que lo manipule nadie”, puesto que los medios actuales se centran en temas ruidosos siendo él un rehusado del denominado ‘periodismo de paracaídas’.

Hablemos de hipertexto

PR02_HIPERTEXTO_071112_BENITOMAESTRE

La digitalización está tan presente en la sociedad, en el día a día de cada persona, que su ocaso provocaría un desconcierto generalizado. La era de la información, imperio posibilitado por la famosa red de redes, ha implantado consigo misma una manera innovadora, distinta de entender la realidad.

El hipertexto periodístico tiene la propiedad de contextualizar, relacionar y ampliar una información en un solo click, fórmula que permite al lector de medios digitales completar el producto que consume. Técnica, simple en su teoría, pero mal empleada en su práctica. Así, la prensa española tiene con este sistema una asignatura pendiente.

BUENOS EJEMPLOS. El diario ABC, medio referente en España por sus orígenes y su trayectoria, apuesta por los hiperenlaces para guiar al usuario dentro de su espacio online. En la home, los titulares conducen a páginas interiores donde se profundizan su contenido; sus secciones, que además de estar en la bandeja superior, aparecen como antetítulo de las noticias, direccionan al usuario a una página donde se concentran aquellas que tienen la misma naturaleza; el apartado comentarios está vinculado a la zona destinada para tal, donde el usuario vea los ya escritos y, si lo prefiere, participe.

El estilo que domina en ABC, también es notorio en el diario andaluz Málaga Hoy. Haciendo referencia de que ‘lo bueno abunda’, el idéntico esquema de los dos periódicos revela el buen uso de hipertexto.

La noticia “autobombo”, a lo Juan Palomo, que todavía (06/11/12) aparece en la home del periódico, tiene en su contenido un único hipervínculo, concretamente a la agencia que ha llevado el estudio. Un dato a destacar: ABC ha sido prudente y no ha direccionado los periódicos que menciona con sus cabeceras online. ¿Estrategia o buena praxis?

MALOS EJEMPLOS:

En Diario de Teruel, a pesar de emplear en la home tres hipervínculos (titular, imagen y ‘Leer más…’) para direccionar al contenido de la noticia, luego, en la misma no aparece ningún enlace externo que complete la información. En el inicio del periódico, un hipervínculo para comentar, sin más.

En este sentido, en La Crónica de Guadalajara se repite una estampa parecida. La imagen y el titular enlazan con la página de la información, una vez dentro los hipervínculos que completan el contenido reinan por su ausencia, sin embargo, el titular sí tiene un enlace que dirección al mismo contenido, es decir, al mismo sitio donde se ha hecho click. Así, su uso es inútil. Los otros dos hipervínculos que aparecen en la home son: la sección y el apartado para comentar.