La supervivencia del periodismo local

PR06_PERIODISMOLOCAL_130213_GRUPO20

Teresa Gómez regenta desde hace más de treinta años un quiosco en el barrio obrero Altabix (Elche). Actualmente, el negocio continúa gracias a sus dos hijos, aunque las dos generaciones son conscientes de la cruda realidad de la prensa escrita. La señora Teresa recuerda con nostalgia los montones de periódicos que cada mañana se adueñaban de su establecimiento, y que en pocas horas “desaparecían como churros”, confiesa. Ahora son pocos los ejemplares que decoran su establecimiento y para venderlos “nos las vemos y nos las deseamos”.

 El presente de la familia Gómez es el drama de la prensa española. El mundo online se ha convertido en el escenario para los lectores y publicidad tránsfugas de las ediciones print, la cual se encuentra en un proceso de reconversión. En NewPaper (Albert Montagut) la hipótesis de partida y la conclusión final: el futuro de los periódicos se encuentra en internet, apostando por la honestidad, objetividad y servicio a la comunidad.

  • El valor de la hiperlocalidad

El periodismo local es una opción al alza, ya que cada vez son más los lectores que demandan esta modalidad para mantenerse informados. La cercanía al ciudadano, criterio que actúa como espejo de su propia comunidad de consumidores, determina las vidas de las personas, revalorizando la esencia del periodismo. Ante la demanda, muchos grupos empresariales se han lanzado al mercado apostando por cabeceras de proximidad con una red de periodistas que se trasladan a los lugares donde ocurre la noticia para ser testigos directos de lo acontecido, es el denominado valor añadido.

La consultora empresarial, Isabel Aguilera, sostiene que en lo pequeño se encuentra el motor de las brillantes revoluciones. Extrapolando la idea a la prensa, las noticias locales, donde el periodista indaga por las entrañas de la ciudad para ofrecer un producto puramente cercano, son la medicina para proteger al enfermo cuarto poder.

No obstante, muchos periódicos presumen de ofrecer contenidos locales cuando dentro de sus páginas la realidad es otra. En este sentido, el profesor Philip Meyer comparó cuantitativamente dos diarios, uno local (Marcon Telegraph) y otro nacional (Detroit Free Press). El resultado: la edición nacional incluía más noticias locales que el propio local, estando éste plagado de contenidos generalistas y telegráficos.

grafico

Con el propósito de corroborar o ‘echar por tierra’ el informe, hemos realizado un seguimiento de un diario generalista (El Mundo) y otro local (Información) durante cinco días (desde el lunes 4 de febrero de 2012 hasta el viernes 8). Por un lado, el periódico dirigido por Pedro J. Ramírez mantiene en toda la semana la misma cantidad de páginas (doce) en la edición local de Alicante; el porcentaje de páginas locales respecto al diario entero fluctúa entre el 20 por ciento. Por otro lado, el periódico alicantino no muestra una proporción continuada de páginas con contenido local, sin embargo, aunque se oferta como un diario de proximidad, solamente en dos días (lunes y viernes) el contenido local supera la mitad de la edición completa.  En las demás jornadas, las noticias locales no rellenan el 50 por ciento del ejemplar.

  • El poder de los grandes medios

Nos hallamos ante la paradoja de que las grandes cabeceras ofrecen la información local que prometen, mientras que los periódicos locales muestran una gran cantidad de noticias que poco o nada tienen que ver con la cercanía. Este hecho puede derivarse de la falta de recursos materiales y humanos que las pequeñas empresas disponen, suponiendo una merma en el modelo periodístico. Los grandes medios, con más posibilidades de repuntar, disponen de mayor margen de maniobra, por ejemplo, en El Mundo, con doce páginas habilitadas para la edición Alicante, congrega en ellas la actualidad, priorizando las noticias más relevantes, mientras que en Información jerarquizan las informaciones relevantes y las no tanto para cerrar la edición.

De hecho, según el último informe del Estudio General de Medios, El Mundo es el segundo periódico de información generalista más vendido con 1.181.000 ejemplares cada día, seguido por El País (1.929.000). A pesar de que La Verdad (268.000) supera en ventas a Información (239.000), el diario alicantino reina en el mercado periodístico en Alicante, puesto que el periódico del Grupo Vocento también se encuentra en otras ciudades, como en Murcia y Cartagena.

  • La publicidad a pequeña y gran escala

Entre la publicidad y los medios de comunicación existe una estrecha relación que resulta favorable y necesaria para ambos: ellos precisan de la financiación de ella y, por tanto, ella busca a la audiencia de ellos para lograr sus objetivos. Las ediciones en papel de los periódicos, tanto de los grandes como de los pequeños, están siendo testigo de la emigración de la publicidad al escenario online, huida que realizan para conseguir su propósito, ya que los usuarios también han escapado a la era internet. Así, los anuncios online se están convirtiendo en el segundo espacio publicitario en España por detrás de la televisión, puesto que los anunciantes optan por buscar nuevos nichos. Las páginas web especializadas y los blogs, relevantes o semi-relevantes, han captado los fondos que los diarios han visto escapar. ¿Nunca llueve a gusto de todos o nos estamos durmiendo en hallar la solución que salve a la prensa?

  • El caso Vocento

El Grupo Vocento no se pone límites. Edita varios periódicos, tiene una licencia de televisión digital terrestre y otra de radio, posee varias productoras y una agencia de información. Casi nada.

En cuanto a la prensa escrita, dispone de una cabecera nacional (Abc) y trece regionales, posicionando a la mayoría de los rotativos como líderes de las zonas donde se comercializan o segundos más vendidos. De esta manera es la compañía líder en prensa regional. Apuesta por el rediseño estratégico, por las versiones digitales y por tener en sus filas a potentes periodistas con afán por el contenido local.

La sociedad y la democracia necesitan al periodismo y viceversa. La ciudadanía demanda noticias locales, ahí entran en juego las empresas periodísticas, quienes deben de estar avispadas y luchar tanto por su propia supervivencia como por la del periodismo, disciplina que en su buen desarrollo vertebra la cordura de un estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s