Ramón Lobo, ave Fénix del periodismo

PRVOL_LOBO_141212_ANABELÉNMARÍNCUEVAS/20

Ramón Lobo

Ramón Lobo

Fue uno de esos momentos para calcar en la memoria porque se sabe que ya nunca volverán a repetirse:

Ramón Lobo tras ser despedido con un ERE por El País, dio una conferencia en la UMH , siendo ésta su primera declaración pública tras el suceso.
Para los asistentes despertaba el interés por su consagrada carrera, la curiosidad por su reciente despido y el morbo por sus primeras palabras.
Un aula abarrotada de personas pertrechadas con todo tipo de material tecnológico para inmortalizar el momento, fue el escenario desde el que el periodista arrancó su charla.

Como aperitivo, una breve repaso a los temas más candentes del periodismo: la crisis del modelo empresarial, la crisis del papel e Internet. Ramón Lobo no traía la cura para estos males que acechan a la profesión, pero tal vez quisiera concienciar al auditorio como medida preventiva contra los mismos.

De primer plato, algo más dulce que rebaje el regusto amargo de lo anterior: a pesar de los tiempos difíciles para esta profesión, Lobo da un sí tajante a la cuestión de si hay futuro para el periodismo. Para el veterano reportero, en un mundo donde hay más información que nunca, tienen que haber periodistas. Los profesionales de la información conseguirán sortear las dificultades, según Lobo, mediante la perseverancia.

El veterano reportero junto a dos estudiantes de periodismo de la UMH

El veterano reportero junto a dos estudiantes de periodismo de la UMH

El segundo plato suele ser el más contundente, el más elaborado y sabroso. Parece ser que Ramón Lobo no decepcionó como chef: habló de qué significa ser periodista para él y de cómo encaja la profesión en su obligada nueva vida tras el deceso laboral.
Quizás el nombre de su recién iganaugurado blog sintetice el espíritu del avezado reportero ante la situación: Este fuerte no se rinde. 
Afirmó que para él nada había cambiado, dibujando la estupefacción en el entrecejo de los asistentes. Lobo puntualizó: “He aprendido que la profesión es un tobogán, vales lo que vale tu reportaje. Cuando subas la escalera saluda a todo el mundo porque serán las mismas caras que veas al bajar”.
Tal vez, desde esta perspectiva de que los mecanismos de la profesión son cambiantes pero la esencia del periodista inamovible, pueda entendese mejor que para Lobo nada haya cambiado y que esta situación solo sea una vuelta a los orígenes.

El postre no llegó para todos: hay quien ha considerado que teniendo en cuenta las circunstancias, la de Ramón Lobo ha sido una intervención comedida.
Otras voces, por el contrario, opinan que los comedidos fueron los asistentes, quienes poseyendo el bisturí de la palabra no supieron rasgarle las entrañas a Lobo con las preguntas adecuadas.

Sea como fuere, parafraseando a Ramón Lobo durante su intervención, “Nuestro mayor privilegio es la capacidad de elegir”.
Conferenciante y audiencia eligieron sus palabras por lo que, tal vez, la conferencia simplemente fue la que todos juntos construyeron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s